Desde hace muchos años sabemos que una buena higiene de manos puede ayudar a evitar la transmisión de enfermedades, pero pocas veces nos lo hemos tomado tan en serio como desde que el nuevo virus SARS-CoV-2 (COVID-19) ha tocado a nuestra puerta, multiplicando la frecuencia con la que lo hacemos. En este contexto, está recomendada una higiene frecuente y detallada de las mismas, bien con jabón y agua durante unos 30 segundos o con soluciones alcohólicas desinfectantes.

Ante este incremento en el lavado y la limpieza, mucha gente empieza a padecer problemas de dermatitis. De momento, es especialmente importante en aquellos individuos que siempre tuvieron tendencia a tener manos secas y delicadas, o directamente ya tenían dermatitis previa, pero realmente es algo que en esta tesitura, podemos sufrir todos en mayor o menor medida y es que una higiene continuada y repetitiva de manos daña el correcto funcionamiento de la barrera cutánea debido a que arrastra las grasas naturales que producen nuestras glándulas sebáceas para proteger la piel, produciendo sequedad, grietas e incluso estos trastornos con heridas y picor intenso.

A mis pacientes de dermatitis de manos siempre les digo que intenten lavarse menos las manos, pero está claro que en la situación actual es fundamental continuar haciéndolo. Vamos a ver unos consejos para minimizar al máximo estos problemas.

  1. Usa guantes para la limpieza. Los productos químicos de limpieza de superficies o vajilla suelen ser muy desengrasantes o irritantes, por lo que es un paso fundamental para proteger nuestra piel; especialmente si luego las vamos a lavar o desinfectar frecuentemente durante el día.
  2. Usa jabones suaves. Existen en el mercado jabones que contienen sustancias grasas asociadas como jabones de aceite o syndets que limpian pero aportan a la vez algo de grasa para compensar. Para que resulte más económico podemos comprar envases grandes (suelen estar etiquetados como jabones para pieles atópicas) y poner el gel en un dosificador. También hay pastillas de jabón (dermopan) con estas características.
  3. Lo ideal sería aplicar crema cada vez que lavamos las manos para hidratarlas. Un truco para ahorrar es usar una crema de cuerpo un poco espesa, que suele ser mucho más económica que los botes pequeños de crema para las manos.
  4. Lleva un pequeño bote de jabón y de crema contigo siempre. En lugares públicos muchas veces no hay jabón o son muy agresivos, por lo que llevar siempre solución hidroalcohólica o un pequeño bote de jabón es buena idea.
  5. Busca soluciones hidroalcohólicas con emolientes. En el mercado existen soluciones limpiadoras como Sterillium, que añaden emolientes a sus soluciones para que resequen menos la piel.
  6. Si tienes grietas o mucha sequedad puedes probar por la noche a usar una crema muy grasa como por ejemplo Bariéderm ungüento fisuras-grietas, que podemos además cubrir con un guante de plástico durante toda la noche.
  7. Si la dermatitis es intensa puede ser necesario aplicar corticoide en crema, pudiendo ser necesario asociar un antibiótico en crema si hay datos de infección bacteriana.

Me gustaría aprovechar para pediros que os cuidéis a vosotros y a los demás. Para hacerlo es fundamental seguir las recomendaciones, empezando por las que pone a nuestra disposición el Ministerio de Sanidad y los consejos de la OMS sobre los bulos relacionados con esta infección; disminuir las relaciones sociales tanto como sea posible, una frecuente y correcta higiene de manos, evitar toser sin tapar la boca, evitar el contacto al saludar (ni besos, ni manos, ni abrazos), intentar mantener una distancia de seguridad de al menos 1 metro y ante todo cumplir con el aislamiento en casa, especialmente si tenéis síntomas, aunque sean leves (recordar que los más frecuentes son fiebre y tos seca) o habéis tenido contacto con alguna persona contagiada aunque os encontréis bien, ya que podéis transmitir el virus.

Deja un comentario