Alopecia

Un problema complicado, donde no existen los milagros y nadie le orientará como el dermatólogo

En el ser humano, el pelo tiene dos funciones:

  1. Protección: el cabello protege la cabeza (una de las zonas del cuerpo donde más se concentra el calor) del frío. También es importante para protegernos del sol ya que, al caminar erguidos, la cabeza recibe la mayor cantidad de radiación dañina (es un hecho que el riesgo de padecer cáncer de piel aumenta en estas localizaciones con menos pelo).
  2. Estética: en todas las culturas el pelo tiene importancia social. Desde su peinado, levado, corte o su mucha o poca presencia.

El pelo es una de las partes de nuestro cuerpo que más sufre ante cualquier agresión externa o cambios internos; puede verse afectado por mala alimentación, infecciones, falta de ejercicio, higiene inadecuada, enfermedades leves o graves, incluso nuestro estado de ánimo tiene influencia en el cabello. Su tratamiento es complejo, no es una cuestión estándar y parte de un correcto diagnóstico. Además, es fundamental reconocer y tratar precozmente las causas conocidas de alopecias cicatriciales, en las que una vez se pierde el pelo es imposible de recuperar.

  • Alopecia cicatricial: alopecia frontal fibrosante, liquen plano, lupus, infecciones severas por hongos o bacterias, tuberculosis, mucinosis, sarcoidosis, enfermedades genética o hereditarias…
  • Alopecia no cicatricial: alopecia areata, efluvio telógeno, sífilis, alopecia androgenética, alopecia traumática, secundario a fármacos, enfermedades de origen endocrino o infeccioso…

Existen múltiples tratamientos, orales, tópicos e inyectables para tratar los problemas de mesoterapia, que deberán ser personalizados y pautados al diagnóstico concreto que reciba el paciente en cada caso.

Cita Online

Puede solicitar una cita ahora a través de Internet.