fbpx
CITA PREVIA 900 80 94 91
SANTIAGO DE COMPOSTELA

Hidradenitis

¿Que es la hidradenitis y por qué es importante conocerla?

Es una enfermedad inflamatoria crónica, de carácter inmune y que limita en gran medida la calidad de vida de los pacientes afectados. Se estima que la pueden padecer entre un 1% y un 4% de las personas.

Se trata de una patología compleja, nosotros los médicos tardamos una media de 9 años para llegar al diagnóstico y además, los pacientes llegan a acudir hasta a 15 médicos diferentes antes de encontrar el diagnóstico adecuado.

Lo normal es que los pacientes afectados acumulen muchos días al año de baja y pierdan muchas horas de trabajo efectivo, debido a las visitas a las consultas médicas, por lo que es una enfermedad perjudicial en muchos sentidos: afecta a nuestra autoestima, a nivel laboral y hasta socioeconómico.

¿Cómo se manifiesta y a que zonas afecta?

A todos os sonarán los golondrinos o forúnculos, que es como muchos pacientes e incluso algunos médicos llaman a las lesiones, pero el principal problema es que las manifestaciones clínicas son muy variables; aparecen bultos (nódulos) dolorosos en zonas de pliegues, que a veces se complican formando abscesos (colecciones de pus). Normalmente aparecen con supuración y mal olor, uno de los factores con mayor impacto en la autoestima de los pacientes que lo sufren. Pueden verse afectadas las axilas, las ingles, los glúteos y en general todas aquellas áreas ricas en glándulas apocrinas.

¿En que momento de la vida suele aparecer?

La clave de esta enfermedad es que es crónica, suele aparecer durante la adolescencia y alcanzar su máxima actividad entre los 30 y los 40 años.

¿Qué factores pueden influir en la enfermedad?

Se sabe que la genética es un factor importante ya que según los estudios que se han llevado a cabo al respecto, hasta un 40% de los pacientes presentan antecedentes familiares. También existe una fuerte relación con el tabaco, pues 8 de cada 10 pacientes que la padecen, son fumadores.

Otros factores que influyen negativamente son la obesidad, las hormonas, la sobreinfección bacteriana, el rasurado o el uso de ropa ajustada.

¿Cómo se diagnóstica?

El diagnóstico se basa en la observación de lesiones típicas (nódulos, abscesos, cicatrices), localizadas en sitios típicos (principalmente ingles y axilas) y siempre teniendo en cuenta que se trata de una enfermedad crónica.

¿Qué podemos hacer para controlar la enfermedad?

En una enfermedad que afecta a la piel y se acompaña de una gran inflamación, por eso a veces no será suficiente con tratamientos en cremas o geles, y tendremos que combinarlos con tratamientos antibióticos, infiltraciones de corticoides, etc. Por la fuerte relación con la enfermedad que mencionábamos anteriormente, siempre es básico que el paciente deje de fumar, intente perder peso, evite el rasurado de las áreas afectadas y en la medida de lo posible el uso de ropa ajustada. También es útil  controlar la sudoración y en muchas ocasiones, el uso de láser en la zona afectada puede resultar beneficioso para el paciente. En casos graves, podría ser necesario operar alguna o varias de las zonas afectadas.

No debemos olvidar que esta enfermedad puede afectar seriamente a la autoestima y la autoimagen, por lo que muchas veces es positivo que el paciente reciba atención psicológica además de los cuidados dermatológicos correspondientes.

Deja un comentario